25 años sin muro

Hoy se cumple el 25º aniversario de la caída del Muro de Berlin, y con él la posterior desaparición de los regímenes comunistas europeos.

Es un aniversario ya lejano, y sin embergo, aún no se ha asimilado del todo. Por un lado, el neoconservadurismo inaugurado por Reagan y Thatcher sigue haciendo la misma propaganda que entonces; y la izquierda acosada por ese neoconservadurismo quedó desamparada. Por una parte, la batalla ideológica-propagandística estaba perdiéndose ya en esa época; por otra parte, desde el lado pragmático desparecía la amenaza «real» de conseguir un régimen político y económico alternativo al liberal-buegués de Occidente.
Un cuarto de siglo después, aún no se ha producido un rearme ideológico.

¿Qué significado tuvo aquel dia?

El balance para los llamados países del Este es desigual. En general puede aplicarse la frase «Todo lo que nos decían del comunismo era mentira; pero lo peor es que todo lo que nos contaron del capitalismo era verdad». Hay países que han conseguido regímenes políticos más abiertos y menos corruptos (Chéquia, Polonia), en otros no es tan evidente (Hungría, Bulgaria) y en la antigua URSS se puede afirmar que sobrevive lo peor de ambos sistemas.

En Occidente, salvo por la amenaza de guerra nuclear (que no es poca cosa) el balance es de pérdida neta. La victoria neocon, aliada con la tecnología del momento (informática y comunicaciones) ha dado lugar a una economía de inestabilidad y desigualdad, que tras las crisis de 2008 ha evidenciado sus carencias y la decadencia de este lado del mundo.

Para complementar este balance, tenemos un artículo de Josep Ramoneda bastante interesante.

El muro cayó, y con él una utopía que tomó forma de regímenes represivos, corruptos y corrutores. ¿Sgue habiendo sitio para la utopía? ¿Se puede crear una una sociedad de cuidadanos libres de iure y de facto (es decir,también con libertad y seguridad material)? ¿Es necesario para ello la creación de un hombre nuevo, sin mezquindades, egoismo y miserias (En tal caso,fracasará)? ¿Tendremos pronto un armazón intelectual que aune los viejos-e inmortales- principios y aspiraciones al bien de la humanidad que sea aplicable a las sociedades posindustriales de hoy?

La única respuesta que desde aquí se puede dar es que sin duda, no ha llegado el fin de la historia. El fin del socialismo real se señala en 1989. El liberalismo anglosajón ganó la guerra fría y está auodestruyéndose en la posguerra. No ha aparecido un modelo que los supere, pero sí nuevos actores internacionales (Brasil, China, India) que fueron colonizados y cuando se vean más fuertes querrán revancha. Y aparte está el otro gran aglutinador «ideológico» que sobrevive hoy: el islam. Pero su naturaleza es tan diferente que no tiene demasiado sentido hablar de ello en esta ocasión.

Mientras, en la ególatra Cataluña, se intenta tapar ésta efeméride precisamente intentando alzar muros, ya sean físicos o mentales.



0 comments ↓

There are no comments yet...Kick things off by filling out the form below..

Deja un comentario


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 2 10 ?