¡Reformas estructurales!

Reformas por arriba
Reformas por abajo
y como los gorilas
uh uh uh
las estructuras reformamos

La Troika

Llevamos tantos años oyendo esta canción que ya ni se sabe cuándo nació. Si bien el contenido de estas supestas reformas estructurales procede de la época de Thatcher, por entonces se llamaba «economía de la oferta». Platon atribuye (puesto que no piensa documentarse) a la época de Maastritch, que supuso el pistoletazo de salida para la gran carrera del empobrecimiento del vecino.

Pues bien. Ya tenemos el desglose del último dato del PIB de la Envidia del Univer…digo España. Ya saben, el motor de Europa y tal. El país de las más espectacular recuperación económica que vieron los siglos.

Al tema.
Adivinen los motores de la recuperación: Gasto público y consumo interno. El sector exterior restó dos décimas.

-Oiga, pero ese es el patrón de la burbuja

Así es.

-Pero… ¿las reformas estructurales no servían para equilibrar el sector exterior y generar un nuevo modelo de crecimiento?

Eso decían

-¿Entonces todo este sufrimiento (ajeno) no ha servido para nada?

Al contrario. Ha servido de mucho. Ha servido para reformar la estructura… social. La gente que se autopercibía como clase media prácticamente ha desaparecido. Una generación entera vive convencida de que vivirá peor que la anterior (y tiene todos los visos de ser una profecía autocumplida). Los niños de la posguerra, hoy jubilados, siguen siendo el sostén de sus familias.
Y la clase dirigente, la hidalguía, sigue viento en popa. Llevadas por su tradicional ceguera, han recuerado el gusto por ampliar al máximo las diferencias de clase aunque les cueste dinero. Ahora, con la reforzada movilidad internacional del capital esto último es menos palpable. Lo importante es marcar la diferencia. Una mera cuestión de miseria estética y ego.

Las clases populares oscilan entre el sentimiento de derrota (los niveles de paz social son extraordinariamente altos, a pesar de que por fin empieza a constituirse cierta conciencia ciudadana viendo el surgimiento de diversas plataformas cívicas) o el voto con los pies, que es la única manera con la que en este país se ha podido o sabido hacer. Y no deja de ser una derrota.

Así que ya saben el respeto intelectual (y tambien del otro) que le pueden otorgar a experto de turno que venga con las reformas estructurales en la boca.

Y después todo es extrañarse de la desafección de la gente hacia las instituciones (incluyendo la prensa).

Nota off topic: Sobre la abdicación del rey. Aparte de la pregunta de cuándo comenzará a ser usado masivamente el término Segunda Restauración para hacer referencia a este época, el sistema institucional se percibe muy deteriorado. Los resabios de la dictadura permanecen, e incluso a muchos le parecen escasos. Que este hito encienda una mecha de cambio, es bastante suponer. Que sean cambios para mejor, mucho imaginar. Pero el insoportable servilismo de la prensa permanecerá.



0 comments ↓

There are no comments yet...Kick things off by filling out the form below..

Deja un comentario


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 12 2 ?